Consultas: 3 998 7240

(fijo - llamada local Capital 011)

Granja: 3 489 443298

(fijo - llamada local Campana: 03489)

Cel: 15 3678 6648

(llamada a celular Capital 011)

La fase de reinserción, es la tercera y última del proceso terapéutico en el que el joven continúa su crecimiento personal, en una condición menos protegida y con mayor contacto con la sociedad. Desarrollándose ésta en la modalidad de casa de reinserción y posteriormente ambulatoria. La misma se divide en tres etapas y se lleva a cabo en una sede central de nuestra institución.

En esta tercera fase, el joven pone en práctica todo lo aprendido y realizado por él mismo. Es el tiempo en que empieza a experimentar la realidad. “La sociedad está igual como la dejó al iniciar su tratamiento.” Esto le crea conflictos, tensiones, desánimos e inseguridades. Es una fase que necesariamente debe hacerse en forma menos estructurada y con formadores comprensivos, que tengan plasticidad suficiente como para mantener sólidamente las normas del contrato terapéutico y a la vez, estar muy atentos a los problemas que los jóvenes van teniendo en esta fase.

En este período, se tiene que motivar a los jóvenes a que se esfuercen por resolver el conflicto entre lo deseado, lo pensado y la realidad que le ha tocado vivir. El objetivo fundamental de la reinserción, es el de resolver el conflicto entre el joven y la realidad social.El proyecto individual de vida que el joven se planteó en el último mes de comunidad terapéutica, aquí en la reinserción, encuentra un terreno apto para iniciar su desarrollo.


OBJETIVOS GENERALES

El objetivo general de esta fase es el de favorecer la autonomía e independencia del joven, en su realidad emocional, familiar, laboral y además permitirle reinsertarse en la sociedad en solidaridad con otras personas, con un grado adecuado y aceptable de tolerancia las frustraciones.


OBJETIVOS ESPECÍFICOS
  • Acompañar al joven hasta el abandono de la protección del grupo de autoayuda.
  • Reforzar el manejo de sentimientos, haciendo uso de la razón.
  • Reforzar las motivaciones iniciales de los valores adquiridos, de la confianza en sí mismo y del programa de tratamiento.
  • Orientar al joven en la búsqueda de: Estabilidad Laboral, Social y Familiar.
  • Lograr una mayor autonomía, reduciendo la dependencia con la estructura y las personas.
  • Reforzar el sentido de: Responsabilidad y Autogestión.
  • Lograr una buena distribución de su dinero, para adquirir lo necesario para vivir independientemente.
  • Proponer objetivos alcanzables y capaces de cumplir, según su realidad.
  • Lograr un vínculo social positivo en la calle, en el trabajo y en la familia.
  • Solidificar la relación Residente – Familia.
  • Lograr que el joven con señales de posibles recaídas, se ponga nuevamente de pie y se reintegre a la estructura de la fase de reinserción.

RECURSOS HUMANOS
  • Médico Clínico
  • Psicólogo
  • Operadores
  • Asistente Social
  • Acompañantes Terapéuticos
  • Encargado De Casa
  • Profesores De Artes Y Oficios

Nuestro Equipo Clínico cuenta con la participación de psiquiatra, psicólogo, terapeutas familiares y operadores socioterapéuticos, profesores de artes y oficios expertos en la problemática del adicto, los que realizan un continuo chequeo de los avances y retrocesos que va experimentando el residente y cuya información es vital para implementar el tratamiento impartido por los terapeutas en adicciones.


METODOLOGÍA

Se usa una metodología activo – participativa, dada su complejidad y su carácter terapéutico – educativo, la fase de Reinserción se vive en forma gradual y progresiva, organizándose en tres etapas como sigue:


PRIMER ETAPA REINSERCIÓN SOCIAL “fase residencial”

En esta etapa vive en la casa de Reinserción Social.

  • Revisar y adecuar el proyecto de vida.
  • Iniciar la búsqueda de una institución educativa o de un trabajo remunerado.
  • Reconocer los valores familiares que le competen.
  • Desarrollar autonomía en la administración de su presupuesto.
  • Desarrollas autonomía en el uso de su tiempo libre.
  • Lograr la autogestión.

COMPRENDE

  • Vive en la casa de reinserción
  • Control médico
  • Una terapia individual.
  • Un grupo de autoayuda y de reinserción semanal
  • Un grupo de padres quincenal
  • Una consejería mensual
  • Estudia y/o trabaja
  • De ser necesario terapia familiar
  • Salidas terapéuticas todos los fines de semana.

INSTRUMENTOS

COMPORTAMIENTO

  • Asamblea matinal
  • Confrontación
  • Roles y Jerarquías

INFORMACIÓN HISTÓRICA

  • Grupo Estático
  • Grupo Sonda
  • Grupo Convivencia
  • Grupo Extenso

EXPRESIÓN DE SENTIMIENTOS

  • Grupo Dinámico

El Rol de la Familia durante el tratamiento.

Sabemos que es de vital importancia para el éxito del tratamiento la participación de la familia. A través de los GRUPOS DE FAMILIA cuyo objeto es lograr la comprensión del Rol de cada miembro dentro de una estructura familiar y ejercerlo.

Se trabaja en grupos divididos por roles: de padres, hijos, hermanos, cónyuges, múltiple (primos, tíos, abuelos – aunque tengan función materna y/o paterna-, amigos) dado que presentan, como característica diferencial, trastornos contextuales con códigos transgresivos precisos y perfilados dentro de una filosofía particular de pertenencia a esa familia que hacen del terapeuta un extraño que, con su sola presencia amenaza la patológica homeostasis lograda.

Son familias con dificultades de expresión de lo simbólico, donde las verbalizaciones son suplantadas por el lenguaje de acción. Trabajar desde un abordaje psicoterapéutico familiar tradicional (en las primeras etapas del tratamiento) podría provocar que, por miedo a la desintegración en función de la pérdida de la identidad grupal, se produzca la huida de alguno o todos los miembros interrumpiendo el plan de tratamiento.


SEGUNDA ETAPA REINSERCIÓN SOCIAL “fase no residencial”

En esta etapa el residente vive en su domicilio.

Para ser promovido a la Fase “C”, debe cumplir algunos requisitos como: estar estudiando o desarrollando un trabajo remunerado, la identificación y toma de conciencia de su rol familiar, haber asistido a los grupos terapéuticos.

OBJETIVOS

  • Lograr estabilidad laboral o escolar.
  • Asumir su rol familiar.
  • Realizar una adecuada administración de sus ingresos.
  • Lograr una integración social positiva (amigos adecuados, desarrollo de valores básicos, como la solidaridad, etc.)
    • COMPRENDE

      • Vive en su domicilio familiar.
      • Trabaja y/o estudia
      • Una terapia semanal
      • Un grupo de autoayuda semanal
      • Un grupo de padres quincenal.
      • Consejería mensual
        • Excepcionalmente y según necesidad terapéutica, el período de duración de esta etapa puede extenderse.


TERCERA ETAPA REINSERCIÓN SOCIAL “fase alta provisoria”

En esta etapa, el residente se confrontará en su grado de adaptación a la realidad familiar, emocional, laboral, en la autonomía y autogestión de su vida y en la solidez de su estructura personal. Factores que en su totalidad, le signifiquen enfrentar con tolerancia las frustraciones inevitables de la vida, sin recurrir al consumo de Drogas.

OBJETIVOS:

  • Verificación de los puntos asumidos o no, a lo largo del Programa.
  • Verificación de la Autonomía: Ámbito Familiar, Social.
  • Aceptar la vida tal y como es: Adaptación a la Realidad.
  • Comprobación de la estructura personal, mayor solidez.
  • Logro de plantear valores aceptables a su vida.
  • Obtener una verificación de todo el Proceso.
  • Estructura personal sólida para enfrentar situaciones del diario vivir y crisis.
  • Relación con la estructura y el formador, mayor confianza.

PREVENCIÓN DE RECAÍDAS.

  • Abordar la ambivalencia.
  • Reducir la disponibilidad de la droga.
  • Investigar situaciones de alto riesgo y desarrollar estrategias para enfrentarlas.
  • Identificar señales condicionadas.
  • Discutir las decisiones aparentemente irrelevantes.
  • Insistir en el cambio de estilo de vida.
  • Trabajar los efectos de una posible recaída.

PLANIFICACIÓN DE PREVENCIÓN DE RECAÍDAS.

La planificación de recaídas minimiza su potencial destructivo. Esto se logra a través de la identificación de las señales de peligro y desarrollando un plan para interrumpir el síndrome de recaída. Los pasos para la prevención de recaídas son: Estabilización: Es el proceso de retomar el control de pensamientos, emociones, conductas, memoria y juicio, antes de una recaída.

Asesoría: Identificar las causas que pueden llevar a la recaída, revisar la historia adictiva y las señales de peligro con la ayuda de otra persona.

Educación: Para poder prevenir la recaída hay que entenderla, mientras más información se tenga acerca de la adicción, recuperación y el proceso de recaída, mejor preparada estará la persona.

Identificación de las señales de peligro: Cada persona tiene señales de peligros personales y únicos. Que indican que el proceso de recaídas está ocurriendo. Es necesario desarrollar una lista personal de peligro. En caso de que la persona haya tenido la experiencia de una recaída previa, las señales deben ser desarrolladas en base a esta experiencia.

Manejos de las señales de peligro: se debe tener planes concretos para prevenir y detener la recaída. Es recomendable la elaboración de alternativas y opciones diversas, para tener más oportunidades en el proceso de decisión.

Desarrollo de un inventario: Se debe ayudar a la persona a desarrollar un inventario diario que identifique señales de peligro, problemas cotidianos, situaciones de estrés, planificación de metas diarias. Un inventario es una forma consciente de revisar lo que sucede diariamente.

Revisión al programa de recuperación: La recuperación y la recaída son las caras de la misma moneda, si no se está en el proceso de recuperación, se está en peligro de recaer.

Seguimiento y reforzamiento: El proceso de prevención de recaídas requiere de un constante seguimiento al nuevo nivel de vida que implique al mismo tiempo un reforzamiento a las nuevas habilidades y destrezas aprendidas.

La persona en recuperación debe tratar de lograr una armonía bio-psico-social-cultural, que le permita romper con los dolores de la adicción y de la misma recuperación, mientras que al mismo tiempo, le permita disfrutar de su nueva filosofía de vida.


LA FAMILIA EN LA PLANIFICACIÓN DE RECAÍDAS.

Todo el proceso de recuperación y por ende todo proceso de prevención de recaídas, necesita el apoyo del núcleo familiar inmediato y significativo de la persona, por lo tanto, Viaje de Vuelta exige la participación de la familia en este proceso. La familia debe aprender y conocer los factores que pueden contribuir al fracaso o éxito del plan de prevención de recaídas, pues cuando existe la presencia de un miembro de esta con problemas de adicción surgen sensaciones y sentimientos que pueden ser de confusión, negación, intimidación, temor, ambivalencia, estrés y otras, que deben ser enmarcadas y orientadas bajo el modelo de prevención de recaídas.

Duración de esta etapa: tres (3) meses.

COMPRENDE

  • Una terapia semanal
  • Un grupo Aquí y Ahora quincenal
  • Un grupo con sus padres de prevención de recaídas mensual
  • Consejería de ser necesario.

GRADUACIÓN

Se le otorgará al paciente un Diploma, que significará para el mismo el haber finalizado una etapa importante de recuperación, quedando abierta la posibilidad de que asista mensualmente con su familia a los grupos de graduados afirmando y trabajando los cambios del proceso y reforzando la prevención de recaídas.

DERECHOS DEL RESIDENTE EN REINSERCIÓN SOCIAL

Los Residentes del Programa tienen derecho a:

  • Ser tratados con dignidad y respeto.
  • Recibir tratamiento igualitario sin diferencia de raza, credo, sexo o preferencia sexual.
  • Ser informados por escrito sobre cualquier sanción, medida disciplinaria y/o modificación de derechos.
  • Ser informados por escrito de todas las reglas y reglamentos existentes antes de ingresar al Programa.
  • De registrar quejas sobre las reglas de administración, reglamentos, medidas disciplinarias y modificación de los derechos, a través de un procedimiento de quejas aprobado por los Coordinadores del Staff.
  • Conocer los aranceles que se cobran, los métodos y la forma de pago.
  • A cualquier información que contemple su identificación y participación en el Programa sea confidencial de acuerdo a las leyes nacionales.
  • A que sus creencias religiosas sean respetadas.
  • A abandonar el Programa de Rehabilitación, por su propia voluntad, siguiendo las normas de la Institución al respecto.
  • A comunicarse por correo, telegrama, teléfono con sus familiares excepto que tal prohibición o suspensión de ese derecho sea parte documentada del plan de tratamiento de rehabilitación.
  • A ser libres de castigo corporal, abuso físico, confinamiento involuntario o cualquier otra forma considerada indigna para el tratamiento humano.
  • A recibir alimento nutritivo, alojamiento adecuado, hábitat digno, esparcimiento, ejercicio físico y cuidados médicos necesarios.
  • A recibir instrucción personal educativa y cultural, así como capacitación profesional, de acuerdo al plan de tratamiento establecido para su caso.
  • A ser informado acerca de la evolución de su tratamiento en los términos y plazos establecidos por el Equipo.
  • A ser orientado, asesorado y avalado ante terceros, una vez que haya concluido su tratamiento de rehabilitación.

El contar con elementos claros en la legislación de deberes y derechos, hace que el Residente encuentre un ambiente organizado que, posibilitándole una vida digna y honesta, lo confronta permanentemente con u personalidad de acción con presentación de síntomas psicopático y perversos.

El respeto por los deberes y derechos, por las normas y reglas Comunitarias, hacen que el Staff encuentre un respaldo permanente para evaluar las crisis y operar sobre ellas. Una patología resistencial y compleja, como la adicción a las drogas, se transforma con un instrumento firme y operante.